Agua caliente sanitaria.

El agua caliente sanitaria se destina al consumo humano. Es agua potable que se calienta a través de diferentes medios y usando diferentes energías.

Si bien la gente piensa que esta agua la destinamos a la ducha y al baño, también se utiliza para afeitados, cocina, fregado de utensilios de cocina, la lavadora, lavavajillas o para fregar el suelo.

Si ya se gasta mucha energía en producir el agua de uso urbano, imaginaros el coste de además calentarla. Por ello, en la actualidad se está poniendo de moda el uso de fuentes de energía renovable para obtener ACS, puesto que producen cero emisiones y, además, se pueden acabar rentadilizando.

Gestión del agua caliente sanitaria

Este tipo de agua se obtiene por dos métodos diferentes.

Termos de acumulación

En este sistema tenemos un depósito, donde se calienta el agua a través de una resistencia o caldera. Se utiliza electricidad gas o gasoil. Es un sistema que puede abastecer a una vivienda particular o a una red de produccion/distribucion central para a varios inmuebles a la vez.

En ellos, el agua se encuentra a 60 grados o más, aunque lo normal es utilizar agua fría para reducir la temperatura al ser usada. No debería estar a menos de sesenta grados, para evitar la proliferación de la bacteria de la legionella.

Por calentamiento “instantáneo”

En este tipo, el agua se pone en circulación a través de un serpentín calentándolo. Para abastecer a varios puntos a la vez requiere mucha potencia.

Fuentes de Energía

El calentamiento de agua consume entre el veinte y el cuarenta por ciento de la energía de un inmueble.

Si bien en la actualidad lo más utilizado es el gas natural, lo cierto es que, si usamos fuentes renovables, la fuente de energía más cómoda, es la electricidad, si tenemos placas fotovoltaicas. Para acumular energía y usarla en otro momento se requieren baterías o consumir la energía durante su producción calentando agua con una resistencia o más eficientemente utilizando una bomba de calor. Se puede calentar durante el periodo en el que las placas producen electricidad y acumularlo en un depósito.

En instalaciones sin fotovoltaica y bomba de calor, nos permite darnos una ducha de cinco minutos por ocho céntimos y acumularlo en un tanque.

Energía termosolar

Es el sistema más “barato” para obtener agua caliente, puesto que permite el autoconsumo y reduce a cero la factura de electricidad. Pero también es cierto que las instalaciones de placas solares para autoconsumo pueden ser muy caras.

Si hablamos del mayor inconveniente de este sistema, es que depende de la cantidad radiación solar disponible, puesto que en un tanque de acumulación no hay capacidad para muchos días de uso de agua caliente, máxime si se usa también para calefacción.

Aerotermia

En laaerotermia se aprovecha la energía del aire y mediante una bomba de calor genera calor, con menor gasto energético que con una resistencia eléctrica..

Lo cierto es que, al contrario que la energía solar, los sistemas de aerotermia no permiten el autoconsumo, si bien sólo se consume la electricidad necesaria para que funcione el motor, lo que supone un ahorro que puede alcanzar el 70 u 80 %, dependiendo de la calidad y eficiencia de la bomba instalada. Este tipo de sistemas poseen un rendimiento en calor que puede llegar al quinientos por ciento.

Comentario

Los comentarios están cerrados.

Fuse
  • Dirección

    C/ Hermanos Álvarez Quintero, 8-4 • 03015 Alicante • España

  • Teléfono

    (+34) 965 633 353

0

Tu carrito